Conociendo a María Nebrera, directora del colegio

Cuando comenzamos este proyecto, lo hicimos con grandes objetivos y por supuesto con la mayor de las ilusiones. Y cada día, vemos cómo poco a poco todos esos sueños se van haciendo realidad gracias al apoyo de padres y madres que confían en nosotros.

Padres y madres que confían en nuestro método, en nuestros valores y en nuestra forma de educación, que vienen al colegio a conocernos y que al final, entre todos, acabamos formando una gran familia.

Queremos seguir haciendo crecer esta relación con todos vosotros. Por eso, hoy entrevistamos a María Nebrera, directora de este colegio que lleva su nombre. ¿Quieres conocerla mejor? ¡Sigue leyendo!

Directora Colegio María Nebrera

17-03-16, preparando St. Patrick.

Cuéntanos un poco de ti, María. ¿De dónde eres?

María: Soy de la bonita ciudad de Jaén que se llama Linares. Allí crecí hasta que trasladé a Jaén para estudiar en la Universidad.

¿A qué colegio fuiste?

M: Fuí al Colegio Sagrado Corazón, un colegio religioso de Linares fundado por Marcelo Spínola y Celia Méndez en 1903 a través de la Congregación “Las Esclavas del Divino Corazón”. Mi colegio y su congregación han sido muy importantes para mí y siempre los he tenido muy presentes. Guardo preciosos recuerdos de mi infancia y mi adolescencia, ya que estudié allí desde infantil hasta que empecé la facultad. Fue un colegio que sobre todo me hizo FELIZ.

¿De dónde viene tu pasión por los niños?

M: Es más bien pasión por la educación de niños y mayores. ¡Es vocacional! Nació conmigo y me ha ido acompañando y guiando en mi carrera profesional.

¿Y qué te impulsó a emprender con tu propio colegio?

M: Sinceramente, mi situación de madre trabajadora. De todos es sabido que verdaderamente la conciliación familiar roza la calidad de “mito”. Cuando eres activa laboralmente y tienes un marido igualmente activo, y llegan tus hijos, con toda la ilusión, alegría, esperanzas y también los miedos que ser padre o madre trae consigo, a todo ello hay que sumarle tus jornadas laborales, sean de las horas que sean, el estrés de esta vida que lleva anexado, también sus preocupaciones y por supuesto no olvidar cuando hay que celebrar también algún logro… Y a todo ello, ¿nadie ha pensado en dar un apoyo extra a las familias para sentir que no “dejan ” al su hijo o hija en el cole sino que están como en su segunda casa? Y ahí, de esa chispa, es donde comenzó todo.

¿Qué piensas sobre la enseñanza tradicional?

M: Bueno, entendamos que hablamos del modelo tradicional de “instrucción”, porque ni todo lo que se hacía era malo ni todo lo nuevo es bueno. Si no, caeríamos un poco en el error de no apreciar nuestro pasado para aprender de él y mejorarlo en el futuro. Pero entendiendo la pregunta sobre qué pienso sobre el modelo tradicional de “instrucción”, en el que los niños éramos meros cántaros que se intentaban llenar con miles y miles de datos y contenidos, pues pienso que no sirve de mucho. A los niños hay que enseñarles a desarrollarse en todas sus dimensiones, asistirles en la construcción de su aprendizaje y apoyarles cuando sus trabajadas alas le permitan crear y realizarse.

¿Cómo descubriste la alternativa a esta enseñanza? ¿Cómo te empezaste a interesar por ella?

M: Bueno, una persona dedicada a la docencia activa o al apoyo de la misma, durante tantos años, se informa de nuevas y no tan nueva teorías, lee, investiga, incluso cuando se recupera algunas corrientes antiguas como a Montessori, pues se plantea por qué durante unos años no se han usado o desarrollado y ahora sí. Luego además seleccionas y conoces a docentes de muchas índoles y vas perfilando el equipo que deseas siga investigando, según vas avanzando en tu propia modelación de este nuevo sistema de educación. Además el hecho de convertirnos de manera convencida porque amo este idioma, al bilingüismo, también nos ha abierto muchas vías de investigación y especialización. Siempre es bueno aprender de los demás.

¿Cuál es la diferencia entre el Colegio María Nebrera y el resto de colegios?

M: Bueno, ¡no somos abanderados de la diferencia! (dice mientras sonríe). Nos gusta hablar más de nuestras apuestas por la educación. En el Colegio María Nebrera, se apuesta por la persona y, por ejemplo, todas las inteligencias tienen la misma importancia. Con los sistemas tradicionales, tan solo los predominantemente lingüísticos y lógico-matemáticos tenían una oportunidad de ser “sobresalientes”. Aquí si tú eres sobresaliente lo eres tengas la inteligencia predominante que tengas. Por otra parte, la inteligencia emocional está presente en nuestras programaciones, de manera activa. Somos bilingües y abogamos por un uso activo de la lengua inglesa, y por lo tanto la usamos a lo largo de nuestro día a día. La voz de nuestros padres es escuchada y contamos con ellos para trabajar. Pero no les mandamos nuestro trabajo en casa, los “deberes” tradicionales no existen.

¿Qué es lo que más te gusta de ser directora?

M: Sobre todo el trato con las personas, y de como nos hemos convertido en una gran familia. Con las familias participamos en la búsqueda y soluciones de las situaciones que se les presentan; con los niños porque es gratificante ver como el trabajo bien hecho repercute en su felicidad.

¿Y qué es lo más difícil de tu profesión?

M: A veces ser el nombre y la cara de una institución parece ser sinónimo de “inagotable” o “todopoderosa”, entiéndeme, no como un dios, sino como quien no tiene derecho a ni momento para flaquear. No quisiera pensar lo duro que fue para Margaret Thatcher, mantener el apodo “de hierro”, ni puedo comparar mis logros a los suyos, pionera como fue. Pero a veces, simplemente parece que mi condición de persona se disuelve en este gran proyecto.

¿Cómo te imaginas dentro de 10 años?

M: FELIZ, por una parte, con la duodécima generación ya de niños de tres años que comienza con nosotros su experiencia escolar. Por otra, con un equipo ya sólido que haya encontrado en esta empresa lugar para su afirmación como docentes, incansables ante los diversos cambios y giros que la educación vaya dando. ¡Y con mis hijos sanos, felices y ya en la universidad! (exclama con una gran sonrisa en su expresión).

¿Algo que quieras hacerle llegar a los padres y madres?

M: A los padres del colegio sólo puedo decirles GRACIAS por miles de cosas que no nos dejarían terminar la entrevista, pero sobre todo por dejarnos cada día a sus tesoros para que juntos los eduquemos como personas competentes, inteligentes emocionales y resolutivas.

¿Quieres conocer más sobre el Colegio María Nebrera? Permanece atento a nuestro blog, ¡o ven a visitarnos! Concreta tu cita aquí o en el 958 71 55 32.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>